El divorcio

Por Mario A. Medina 

Según datos del Inegi en 2019, los divorcios en el país se incrementaron un 57%, mientras que los matrimonios cayeron en un 24% en la última década; casi la mitad de los matrimonios, el 47%, duraron entre seis y 20 año. Por ejemplo el estado de Campeche es la entidad con mayores tasas de divorcios por cada 10,000 habitantes en 2019, con 38. 

En el país como en el mundo, la infidelidad es uno de motivos más comunes que llevan al divorcio. Un recorrido para conocer qué porcentaje representa la infidelidad, se pueden encontrar una diversidad de datos. El Instituto de Psiquiatría Ramón de la Fuente señala que el 90 por ciento de hombres y el 70 por ciento de mujeres en matrimonio han sido infieles por lo menos una vez en su vida. 

Por ejemplo, el doctor y psiquiatra Jesús del Bosque explicó que estudios apuntan que alrededor del 50% de nuestra población es infiel a su pareja. En fin, los estudios señalan números elevados en desencuentros, pero casi todos coinciden que los hombres practican más el adulterio, pero en los últimos años el engaño por parte de las mujeres ha crecido.

Pero hablemos de otro tipo de divorcios, de aquellos que siempre se han gustado, que parecía tenían afinidades pero que por sus orígenes, supuestamente, “no podían verse”. En algún momento de su vida se volvieron a reencontrar, susquímicas fluyeron, coqueteaban, se guiñaban el ojo y llegaron a concertar una mejor relación, a ceder uno y otra, otra y uno.

Sí, estimados lectores. Han acertado bien, estoy hablando del divorcio político entre el PRI y el PAN que el “ministro”plenipotenciario Claudio X. González había logrado que ambos partidos, firmaran un acta, más que de matrimonio, deun “consorcio”, un acuerdo político-económico que los obligaba a ser fieles a respetar a su pareja, cumplir los mandamientos que los unían en ese momento: “Lo que Claudio unió, que el Presidente u otras ´tentaciones´, no den al traste con este maridaje”. 

Apenas hace poco más de una semana, los dirigentes del PAN y el PRD, Marko, el gris, Cortés y Jesús Zambrano, anunciaron la suspensión  de su relación por la “infidelidad” del dirigente nacional del PRI, Alejandro, Moreno, todo por la iniciativa que presentó de la diputada priísta, Yolanda de la Torre que busca extender la presencia de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en tareas de seguridad pública hasta el 2028 y que fue aprobada por la Cámara de Diputados; falta que pase al Senado.

Ya su guía “espiritual”, el “señor X”, les puso un buen regaño. Cuentan algunos medios que les dio un “jala orejas”, y es que al interior de la alianza opositora “Va por México” hay una fuerte preocupación por lo que representa la decisión tomada por el gris Cortés y Jesús Zambrano, pues ven más lejano el poder sacar de Palacio Nacional, no Andrés Manuel López Obrador que se tendrá que ir en el 2024, porque termina su mandato, sino al proyecto de la 4T.

Por más que Claudio X. González les ha pedido recuerdenlos votos que profesaron para estar unidos en las buenas y en las malas; trabajar como un mismo propósito, recuperar para la derecha política y empresarial el poder político y económico y volver a tiempos pasados, a los de Fox, de Calderón, a los de Peña, o cuando las “concertacesiones”, o los pactos por México.

Pero Moreno los desafió. Ha dicho que “el PRI no romperá la alianza; si quieren romper que lo hagan ellos y tendrán que darles cuentas a sus militantes.” Además les advirtió que PAN y PRD juntos, no ganarán ninguna elección; que se requiere altura de miras para mantener la coalición. 

Es cierto, “Alito” está actuado por conveniencia política y por “seguridad” personal porque no quiere verse detrás de las rejas por todas las fechorías que se han conocido de él, y por eso su partido, o digamos el PRI de “Alito”, presentó una iniciativa que facilita el propósito presidencial de que el Ejército continúe en las calles, y que el miércoles fue aprobada por la mayoría morenista, sus aliados y priístas“alitos”. 

Ha señalado que “echarle la culpa sólo a un orden de gobierno no nos traerá la paz”, y que tampoco “es una buena lógica tenerle odio al gobierno: si alguien le tiene odio, pues cada quien”.

Los dichos de Alejandro Moreno, ahondaron las diferencias al interior de “Va por México”, pero también como ya he comentado, tiene que ver con los grupos de poder internotanto del PRI como del PAN en el Estado de México y Coahuila, donde unos y otros no quieren soltar el hueso de las gubernaturas.

La lucha por imponer a sus candidatos va a ser a muerte; en caso de que sigan “unidos”, el pleito, la arrebatinga por los espacios políticos, por cargos de elección popular, en los gabinetes estatales y municipales y demás, de todos modos las guerras serán fratricidas. 

“Alito” Moreno en términos lisos y llanos efectivamente ha traicionado a la coalición, y en un corto tiempo, su cabeza podría ser exhibida en la alhóndiga de San Lázaro cuando en la sección instructora de la Cámara de Diputados se determine exentarlo del fuero constitucional que detenta para que responda a las acusaciones en su contra que ha presentado la Fiscalía General de Campeche. Hay quien apuesta que eso no ocurrirá.

¿Qué es lo que viene? P´a saber. Posiblemente, primero, un fuerte pleito interno entre priístas mexiquenses para imponer a su candidata; un pleito entre panistas que reclaman: “nada con el PRI”, un pleito entre panistas y priistas por la candidatura en el Edomex y en Coahuila; una “alianza secreta” entre el morenista, Higinio Martínez con la candidata del gobernador Alfredo del Mazo, Alejandra del Moral, el apoyo verdadero y decidido de la estructura morenista a la maestra Delfina Gómez; la vuelta a las prácticas fraudulentas en Coahuila para salvar la cabeza deCabeza de Vaca. Ya veremos.

Por lo pronto, Marko, el gris Cortés, dio por terminada la relación con el líder del PRI, Alejandro ‘Alito’ Moreno, durante la toma de posesión de Esteban Villegas como gobernador de Durango, quien fue candidato de la alianza opositora. “Alito” dice que aún los ama, que “la llama del amor sigue viva”. Nadie le cree. Es infiel por naturaleza.

Sí, este tipo de divorcios el Inegi no los cuantifica; es muy difícil saber cuántos rompimientos de este tipo hay entre políticos, sería divertido que este instituto no sólo los cuantificara sino también sus infidelidades, de unos y otros; de sus amores y desamores. 

¿Será que el matrimonio se salvará, se reivindicará? ¿Vivirán en amasiato? ¿O se dará un matrimonio con los parientes incómodos de “Alito”, o sea, con los Osorio Chong? 

Sea con quien sea, el matrimonio de “Va por México” vivirá amores y desamores, celos, pleitos y, desde luego infidelidades que, irreductiblemente, los volverá a llevartarde o temprano al divorcio.

Que no les cuenten…

Encuentro una nota de la agencia de noticias de la Cámara de Diputados: “Palacio Legislativo 12-12-2016.- El coordinador de los diputados del PAN, Marko Cortés Mendoza, planteó que las cámaras de Diputados y Senadores elaboren, en conferencia, el dictamen que regule la actuación de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad interior y lo aprueben en periodo extraordinario de sesiones.