Se reúne comisionado del INM con autoridades de Coahuila y Estados Unidos

El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM) de la Secretaría de Gobernación, Francisco Garduño Yáñez, se reunió con autoridades estatales y municipales del estado de Coahuila, México, y con elementos de la Border Patrol de Estados Unidos, a fin de coordinar acciones de control migratorio, en el ámbito de sus respectivas atribuciones de ley, pero con una visión humanista a favor de los migrantes extranjeros que se encuentran en la frontera entre ambas naciones.

Del lado mexicano, el titular del INM solicitó el apoyo de las instancias gubernamentales para avanzar en la resolución de los procedimientos administrativos que siguen los migrantes que han solicitado asilo o refugio y que implicaría su traslado a Chiapas y Tabasco o, de ser el caso, su retorno asistido al país de origen.

En este sentido, Agentes Federales de Migración (AFM) ofrecen a los extranjeros -que se encuentran en campamentos ubicados en Ciudad Acuña- espacios dignos y con servicios para su alojamiento, mientras se determina su condición migratoria.

A través del Puente Internacional Puerta de México Ciudad Acuña, el comisionado cruzó a territorio estadounidense donde recorrió, junto con mandos de la patrulla fronteriza (Border Patrol) el perímetro donde están ubicadas las personas migrantes -muchos de ellos en núcleo familiar- provenientes de diferentes nacionalidades, sobre todo de Haití.

De igual forma, recorrió -en un aerobote- el cauce del Río Bravo, para conocer las condiciones migratorias a lo largo de dicho lindero fronterizo.

Ante medios de comunicación que dan cobertura a esta coyuntura migratoria en la frontera de México-Estados Unidos, Francisco Garduño Yáñez reiteró que el compromiso del Gobierno de México es mantener una migración segura, ordenada y regular, como lo establece la ley, pero con una visión humanista que permita brindar todo el apoyo y atención a quienes se encuentran en condición de movilidad, en especial a los grupos vulnerables constituidos por niñas, niños, adolescentes y personas adultas mayores.

Se estima, informó, que en los linderos estadounidense (Del Río, Texas) estén alrededor de 3 mil 300 personas extranjeras, y en tierras mexicanas (Ciudad Acuña, Coahuila) un aproximado de 600 migrantes a quienes se les otorgarán todas las facilidades, con respeto y calidad humana, para que continúen con los trámites iniciados ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

Indicó que el Instituto Nacional de Migración mantendrá comunicación y colaboración con todas las autoridades mexicanas, estatales, y municipales, así como de otros países, para garantizar el respeto a la calidad humana y salvaguarda a los derechos de quienes ingresan, transitan y salen de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *