La ilusión que siempre nos pone a sufrir

Por Nelson Vargas

PERFIL

Parece hasta un guion que se ha repetido en diversas ocasiones durante las últimas eliminatorias rumbo a la Copa del Mundo. Todos sabemos la importancia que logra alcanzar la Selección Nacional en todos los niveles, lo que puede mover no solamente en lo futbolístico sino que puede llegar a tener efecto en lo social y hasta en lo económico.

Vamos a lo social. Pareciera que los jugadores no entienden que son parte de un ejercicio de pertenencia que, aunque pudiera decirse que se toma de algo tan poco importante como el futbol, ocurre. Apenas en la final de la Copa Oro en Las Vegas, tuve la oportunidad de experimentar esto. Los mexicanos viéndose representados en la cancha por los futbolistas, sintiendo que ese o cualquier otro partido los transporta a estar más cerca de su país. Eso en el caso de los paisanos que viven en Estados Unidos, pero igual pasa con el resto de nosotros, que nos enfundamos en la camiseta de este equipo esperando el éxito que pueda contagiar, motivar nuestras vidas.

Por supuesto que no por el hecho de que gane la Selección al país le va a ir mejor por arte de magia, pero sí entendemos el fenómeno social que representa, sí tiene un impacto.

Ha iniciado otra de esas eliminatorias para México en la Concacaf, una confederación que se dice que es de las más pobres en nivel futbolístico, pero en la que un equipo como el tricolor, cuyo futbol y futbolistas se presumen como los mejores. Pero luego del sufrido triunfo ante Jamaica regresaron los cuestionamientos y los fantasmas de otras eliminatorias cuando estuvieron muy cerca de no ir al Mundial.

Hoy juegan el segundo partido en Costa Rica, no estará el entrenador Gerardo Martino después de que ha sido operado y continúan los cuestionamientos de los alcances de este equipo.

Y es que por más ilusión que siempre se genere con la Selección, parece que en un peligroso caso de soberbia que también se repite, no será un octagonal sencillo, seamos realistas, más que por el “crecimiento” de los rivales, porque no se entiende qué le sucede al equipo mexicano que después de dos buenos años con este entrenador argentino, ahora luce un equipo sin ton ni son.

Hoy en día, millones de aficionados, de personas en nuestro país y paisanos por todo el mundo, volverán a estar atentos a lo que haga este la Selección, y como siempre se ilusionarán, y como siempre harán corajes, sufrirán, pero ahí estarán, y ojalá eso lo entiendan los futbolistas, que midan todo lo que hay en su entorno, y los alcances que tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *