Es momento de una nueva convivencia entre todos los países de América: AMLO

Al afirmar que es inaceptable y está agotado el modelo impuesto en el continente hace más de dos siglos, caracterizado por invasiones para poner o quitar gobernantes al antojo de la superpotencia, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que existen condiciones inmejorables para que los países de América caminen juntos, sin que nadie quede atrás:

“Ya es momento de una nueva convivencia entre todos los países de América. Hay que hacer a un lado la disyuntiva de integrarnos a Estados Unidos o de oponernos en forma defensiva; es tiempo de expresar y de explorar otra opción: dialogar con los gobernantes estadounidenses, convencerlos y persuadirlos de que una nueva relación entre los países de América es posible.”

Al encabezar la ceremonia por el 238 aniversario del natalicio de Simón Bolívar, el primer mandatario subrayó que la consigna de política exterior “América para los americanos”, establecida por James Monroe en 1823, terminó por desintegrar a los pueblos del continente y recordó que, desde entonces, Estados Unidos mantiene influencia predominante en América, excepto Cuba, nación que ha hecho valer su independencia:

“Podemos estar de acuerdo o no con la revolución cubana y con su gobierno, pero haber resistido 62 años sin sometimiento es toda una hazaña. Creo que, por su lucha en defensa de la soberanía de su país, el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad. Esa isla debe ser considerada como la nueva Numancia, por su ejemplo de resistencia. Y pienso que, por esa misma razón, debiera ser declarada Patrimonio de la Humanidad.”

Ante representantes de América Latina y el Caribe, el presidente López Obrador se pronunció por una integración económica con dimensión soberana, con el fin de recuperar lo perdido ante el crecimiento desmesurado de China, que hoy cuenta con 12.2 por ciento del mercado de exportación y servicios en el mundo, lo que para 2051 significaría 64.8 por ciento, y 12.4 por ciento para Estados Unidos.

“Nos conviene que Estados Unidos sea fuerte en lo económico y no sólo en lo militar. Lograr este equilibrio y no la hegemonía de ningún país es lo más responsable y lo más conveniente para mantener la paz en bien de las generaciones futuras y de la humanidad.”

En ese sentido, y con respeto a la soberanía de cada nación, el presidente propuso construir algo semejante a la Unión Europea, con apego a la historia, realidad e identidades de los pueblos de nuestro continente: su fortalecimiento económico y comercial a partir de la planeación de la política de inversión, la política laboral, la protección al medio ambiente y temas de interés común donde prevalezca el bienestar de sus pueblos.

“En ese espíritu, no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador, a petición y aceptación de las partes en conflicto, en asuntos de derechos humanos y de democracia.”

El presidente destacó el ejemplo de Simón Bolívar por su formación humanista, aun cuando perteneció a una familia acomodada; recordó su vocación militar y perfil de político con vocación y voluntad transformadora que, a los 22 años, juró liberar a los pueblos hispanos de la tutela española.

La escritora chilena Isabel Allende destacó que la crisis actual en el orbe es oportunidad única para la reflexión sobre el mundo que queremos para el futuro:

“México, como nación líder del continente, tiene un papel fundamental en ese mundo nuevo que estamos imaginando. Este fabuloso país tiene la misión histórica de hacer realidad el proyecto de El Libertador.

“Nadie ha de renunciar a su identidad, nuestra fuerza está en la diversidad, como nos muestra la naturaleza en cada instancia. Somos 20 naciones distintas, pero unidas por 500 años de historia y por la esperanza común de prosperidad para todos, de inclusión, justicia, igualdad y respeto por la vida.”

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, destacó que la pandemia de COVID-19 ha constituido un riesgo de primer nivel para los pueblos de América Latina y el Caribe; no obstante, ha quedado de manifiesto la solidaridad entre sus pueblos y gobiernos:

“Es indispensable que actuemos en conjunto, que hagamos valer nuestra voz, que demos nuestra perspectiva al resto del mundo y que protejamos a nuestros pueblos, a nuestras sociedades y sus intereses.”

Agradeció la presencia de cancilleres, ministros y representantes de las naciones del continente, preservando la visión de Simón Bolívar, quien, en 1822, llamó a la conformación de una confederación de las repúblicas de América Latina y el Caribe.

También acompañaron al presidente Andrés Manuel López Obrador: su esposa, Beatriz Gutiérrez Mueller; la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González; el secretario de Marina; José Rafael Ojeda Durán; y la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero.

Igualmente, el director general del IMSS y presidente de la Comisión Presidencial de Hechos, Procesos y Personajes Históricos de México, Zoé Robledo Aburto; y el alcalde de Miguel Hidalgo, Abraham Borden Camacho.

Durante la ceremonia, la cantante Lila Downs y la banda La Misteriosa interpretaron la pieza musical Latinoamérica, y la Guardia de Honor del Primer Cuerpo de Ejército Mexicano realizó una salva de fusilería en honor a Simón Bolívar, El Libertador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *