Con orden, se sumó Naucalpan a simulacro nacional

Con la participación de 910 servidores públicos, el Gobierno de Naucalpan participó en el Simulacro Nacional 2021.

El simulacro se realizó bajo la hipótesis de un sismo de magnitud 8.1, con epicentro en Guerrero, y tuvo como fin mejorar la capacidad de respuesta ante fenómenos naturales, así como fomentar la cultura de la protección civil.

En el ejercicio participaron 910 trabajadores, ubicados en cinco inmuebles de la Administración municipal, quienes ordenadamente evacuaron los recintos en 3 minutos para reunirse en los puntos de seguridad.

Los lugares evacuados fueron el Palacio Municipal y los edificios anexos, las oficinas de la Plaza Cívica de San Mateo, la Coordinación Municipal de Protección Civil y el edificio del DIF Los Arcos.

El simulacro corrió a cargo de la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos, que desplegó a 32 elementos, y contó con la colaboración de personal de la plataforma SOS Naucalpan y observadores del Gobierno del Estado de México.

La Coordinación articuló cinco células de reacción encargadas de la organización y evacuación de los trabajadores, así como una célula de evaluación estructural simbólica instalada en el Palacio Municipal. Una vez que el personal estuvo reunido en las distintas explanadas, las células de reacción procedieron a revisar los inmuebles.

Carlos Sánchez González, Coordinador de Protección Civil municipal, hizo un llamado a la población a ser proactiva e informarse sobre las medidas de seguridad, como tener un plan familiar de protección civil, establecer con familiares y vecinos puntos de reunión específicos para encontrarse después de un sismo, además de contar con extintores en casa, una mochila con documentos oficiales y un botiquín de emergencias.

Sánchez González señaló que la alerta sísmica se inauguró hace dos meses en la demarcación, donde actualmente hay cinco bocinas municipales en puntos estratégicos: Los Arcos, Padre Figueroa, El Molinito, Naucalpan Centro y la Plaza Cívica de San Mateo.

De acuerdo con Enrique Rosales Juárez, servidor público, el ejercicio del simulacro cumplió con su función de concientizar a la población ante un posible desastre.
“El simulacro estuvo dentro de mis expectativas, mis compañeros fueron conscientes, responsables, hicieron lo que se indicó. Este simulacro debe hacerse con seriedad, considerar que es un simulacro para medir los tiempos”, dijo.

Asimismo, para Ricardo Fuertes Ayala, Noveno Regidor, el simulacro es una oportunidad para involucrarse como ciudadanía de forma activa en los protocolos de Protección Civil y llevarlos a la práctica en los núcleos familiares, a fin de estar listos ante cualquier emergencia.

“Es importante tener el personal capacitado que participe activamente, siguiendo las instrucciones de los mandos de la Coordinación de Protección Civil.

“En casa tenemos todo planeado, en nuestra familia aplicamos la idea de ‘no corro, no grito, no empujo’ desde los más pequeños. Además, tenemos todo listo, desde las llaves, papeles y cosas que se deben sacar. Tenemos listos nuestros recursos no perecederos en caso de una emergencia”, comentó.

Al ejercicio del macrosimulacro en Naucalpan se sumaron plazas comerciales, supermercados, hospitales privados, empresas, instancias del Gobierno estatal, laboratorios, unidades económicas de distinta índole, así como vecinos de diversas colonias de la demarcación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *